¿Cómo cuidar una piel sensible?

Atrás

Una rutina específica para cuidar pieles sensibles

Si has heredado una piel sensible, tienes que estar más atenta que nadie al cuidado que tu piel necesita. Crea una rutina para seguir a diario, de esta manera evitarás irritaciones debidas a cambios en tus hábitos.


Nuestras recomendaciones para el cuidado de una piel sensible son:

Limpia suavemente tu piel cada mañana y noche con una esponja hipoalergénica.
Aplica crema hidratante que respete la piel sensible diariamente, por la mañana y por la noche.
Protege tu piel del sol con cremas solares adaptadas a tu piel.
Comprueba la lista de ingredientes para evitar productos irritantes.
Prueba los productos que quieras usar en una pequeña zona de tu cuerpo para asegurar la tolerancia de tu piel.


Cinco cosas a evitar cuando tienes una piel sensible

1 – Intenta evitar el jabón tanto como sea posible y nunca lo uses en el rostro. Utiliza un limpiador con PH neutro para respetar al máximo la sensibilidad de tu piel.

2 – No uses productos de exfoliación agresiva. Elige productos suaves para tu peeling mensual.

3 – Evita los productos con perfume, pues suelen irritar las pieles sensibles.

4 – Mantén una dieta equilibrada: ¡Evita comida picante y bebe abundante agua!

5 – ¡No te olvides del cuero cabelludo! Elige cuidadosamente tu champú, acondicionador y productos para teñir el cabello.

Atrás
TwitterFacebookEmail