¿CÓMO ELIMINAR TU MAQUILLAJE RESPETANDO TU PIEL?

Atrás

La importancia de desmaquillarse

Muchas mujeres tienden a no darle la importancia que merece al proceso de desmaquillarse al final del día. Y esto es un error grave.
Al llevar maquillaje durante todo el día, tu piel no respira y la suciedad se adhiere a ella. Esta es la principal razón por la que desmaquillarse es un ritual esencial al final del día, para purificar tu piel y mantenerte sana y joven. Además, aunque no lleves maquillaje, es un buen hábito para dejar tu piel limpia, fresca y tonificada.


Sé amable con tu rostro

La piel facial es frágil y tiene que ser tratada con especial cuidado. Por eso, nunca uses gel de ducha o jabón de manos para limpiar tu rostro. Usa siempre un limpiador suave. Además, es preferible utilizar una esponja desmaquilladora que siempre respetará más tu piel.
Escoger los productos adecuados para desmaquillarse es un aspecto crucial. Deben elegirse de acuerdo con tu tipo de piel. Las lociones, productos líquidos y toallitas encajan con todo tipo de pieles, pero los geles, mousses y cremas encajan mejor con pieles mixtas y grasas.


Apuesta por lo más suave

Siempre hay que recordar la sensibilidad de tu piel facial y escoger productos suaves para desmaquillarte. Esto evitará daños en la piel.
Empieza tu sesión desmaquilladora poniendo un poco de limpiador en la esponja y masajeando suavemente tu rostro dejando que penetre bien en la piel para optimizar su eficacia. Después elimina el exceso de producto.
Empieza otra vez tantas veces como sea necesario para eliminar completamente el maquillaje y las impurezas del rostro. Actúa de la misma manera en los ojos, dejando que el producto se absorba más lentamente. ¡No olvides ser delicada con tu piel!
Para acabar la sesión, aplica un poco de tónico para dar el toque final. Y, sobre todo, ¡no olvides hidratar la piel!

Atrás
TwitterFacebookEmail